Preparamos tiras de manzanas

Hoy vamos a sorprender a la familia con un postre de manzanas, se trata de unas tiras de manzana absolutamente deliciosas y muy sencillas, te animamos a intentar este postre, ¡te encantará!

Dificultad: Fácil
Tiempo: 45 minutos

INGREDIENTES

Mermelada
3 manzanas ácidas, mejor Reineta o Granny Smith
250g de azúcar
1/2 limón
25g de mantequilla
1 cucharadita de canela
1 cucharadita de nuez moscada
Para las tiras
1 huevo
2 planchas de hojaldre
Sal gruesa para espolvorear
Salsa de caramelo o helado para mojar

MODO DE PREPARACIÓN

Para comenzar con esta delicia empezaremos haciendo nuestra mermelada casera de manzana. Las lavamos, las pelamos y troceamos. Colocamos la pulpa de la manzana en una olla grande con el zumo de medio limón, mientras ponemos las pieles y los corazones a cocer poco a poco en agua en un cazo. Pasados 5 minutos, escurrimos y con la ayuda de una cuchara las aplastamos para sacarles todo el jugo.

A continuación, en este cazo ponemos el jugo de las pieles el azúcar. Subimos el fuego y sin parar de remover vamos tostando el azúcar hasta que caramelice. En ese momento retiramos del fuego y añadimos la mantequilla, y sin dejar de remover, vertemos el caramelo sobre las manzanas, que tenemos preparadas en la olla con el zumo de limón.

Después, ponemos a cocer las manzanas con el caramelo hasta que vamos teniendo una mermelada. Una vez que la tenemos casi lista, le añadimos la canela y la nuez moscada, y bajamos el fuego. En media hora tendremos lista nuestra mermelada. Una vez que la tenemos lista, la pasamos por un procesador de alimentos para que quede bien triturada.

Ya casi terminando la receta, ponemos sobre nuestra mesa las dos planchas de hojaldre bien estiradas, y pintamos una de las planchas con nuestra mermelada, hasta cubrirla por completo. A continuación, ponemos la otra placa de hojaldre encima.

La pintamos con huevo y le ponemos un poco de sal gorda por encima. Con la ayuda de un cortador de pizza hacemos tiras a nuestro gusto. Ponemos cada una de las tiras con cuidado sobre una bandeja de horno forrada con papel para hornear y dejamos que se asen durante unos 12 minutos y estén doraditas.

¡Y listo!