Escones de queso

En una ocasión preparamos la receta tradicional de escones, en este caso vamos a presentarte una variante, se trata de unos deliciosos escones de queso facilísimos de preparar. Llevan poco tiempo y son una delicia, ¡te animamos a prepararlos!

Dificultad: Fácil
Tiempo: 30 minutos

INGREDIENTES

Para los escones

500 grs de Harina
200 grs de Queso rallado
50 grs de Mantequilla
250 cc de Nata
1 Huevo
60 cc de Leche
1 cda de Sal
4 cdtas de Polvo para hornear

Para pincelar:

1 Huevo
100 grs de Queso rallado

MODO DE PREPARACIÓN

Para comenzar, mezclamos todos los ingredientes secos: la Harina, el Polvo de hornear, la Sal y el Queso rallado. Luego agregamos la Mantequilla fría cortada en cubitos y con la ayuda de un cornet, formamos un “arenado”. Tratamos que la Mantequilla no se perciba a simple vista y se integre con el resto de los ingredientes.

En un hueco, volcamos la Nata, el Huevo y la Leche. Con el cornet seguimos integrando todos los ingredientes hasta que apenas se unan. En el caso de los scones, no necesitamos formar una masa sino solo lograr que los ingredientes se unan. Volcamos la mezcla a la mesada y estiramos con los dedos. Debe quedar de un grosor de aproximadamente 1, 5 – 2 cm, es decir, alta.

Con un cortante de 4 cm de diámetro, cortaremos los escones. Con la masa que sobre, sin tocarla mucho, volvemos a unirla para volver a estirarla y cortar nuevamente. Disponemos los escons en una placa, con un poquito de distancia entre sí para que no se peguen al cocinarse (ya que al tener polvo de hornear, su volumen crecerá). Los pincelamos con el Huevo batido y los espolvoreamos con queso rallado.

Finalmente los horneamos a 200 grados durante 15 minutos aproximadamente, es decir, hasta que se doren apenas y se puedan despegar de la placa comodamente.

Algunos puntos a tener en cuenta, es importante que no se te pasen y no necesitas engrasar la asadera en la que los colocaras, ya que no se pegan.