Una terrina de queso y cerezas

Hoy vamos a preparar una delicia de cerezas, se trata de un postre con queso que seguramente le encantará a tus familiares, ¡anímate a intentarla!

Dificultad: Fácil
Tiempo: 45 minutos

INGREDIENTES

600 g de cerezas
1 naranja
400 g de queso de ‘Burgos’
2 c.s. de mermelada de grosellas
3 hojas de gelatina
1 c.s. de pistachos verdes picados
Unas hojas de hierbabuena para decorar

MODO DE PREPARACIÓN

Para comenzar con esta delicia lo primero que vamos a hacer es deshuesar las cerezas. Vamos a rallar la piel de la naranja, exprimir el zumo y reservar. Echar en una cazuela las cerezas deshuesadas, la mermelada de grosellas, el zumo y la piel de la naranja y calentar 20 minutos a fuego bajo.

A continuación vamos a escurrir las cerezas, colar el jugo y reservar. Poner las hojas de gelatina en remojo en agua fría. Escurrirlas y fundirlas en el jugo de las cerezas cuando todavía esté caliente.

Después, añadir el queso, mezclar bien y dejar enfriar. Forrar con papel film el fondo y las paredes de un molde de bizcocho y extender por encima una primera capa de cerezas.

Por último, vamos a cubrir con una capa de la mezcla de queso de ‘Burgos’ alisando bien la superficie. Continuar alternando cerezas y mezcla de queso, cubrir con papel film y reservar durante toda la noche en el frigorífico.

Para presentarlo lo desmoldamos al día siguiente, quitamos el papel film y cortamos en rodajas gruesas. Repartir en los platos, espolvorear con los pistachos picados, decorar con hojitas de hierbabuena y servir.

CerezasQuesorecetas de cerezasrecetas fáciles