El Pan Sueco es una variedad específica de los “Flatbord” escandinavos, denominada Tunnbrod, cuya procedencia efectivamente es sueca, sólo que en la zona norte de Suecia, donde se produce tanto en forma blando como dura o tostada.

El ingrediente que no tiene es levadura, con lo cual queda con ese aspecto finito y además, muy crocantes.

Es ideal para acompañar sopas, ensopados, ensaladas, y en el copetín.

También es usado para las dietas de adelgazar, pues no tiene levadura y muy poca harina, acompañando verduras, dulces diet, fruta fresca o con nata.

Ingredientes:

2 tazas de harina de trigo
1 cucharadita de sal
2 cucharadas de manteca (preferiblemente vegetal)

Modo de preparación:

En primer paso, se combinan los ingredientes; poco a poco se le va agregando agua caliente hasta lograr una masa firme. Se deja enfriar.

Como segundo paso, se extiende la masa bien fina con la ayuda de un rodillo sobre un mesón previamente enharinado; se corta en láminas de 15×5 cms., aproximadamente;

Finalizando, las piezas se doran en un asador sobre la hornilla a fuego bajo, hasta adquirir un tono dorado y se colocan en una bandeja dentro del horno a muy baja temperatura también hasta que estén crujientes. Dejar enfriar y almacenar en lugar seco.

Se conservan muy bien en un frasco hermético.