Unas ricas gambas al ajillo, una receta tan sencilla como deliciosa. En menos de 10 minutos las tendrás listas y fíjate como quedan: para chuparse los dedos.